Periódico La verdad Maracaibo
Miércoles 16 de Febrero de 2005





SISTEMA DE NORMALIZACIÓN MECÁNICA


 

Implantan vértebra artificial a paciente de 70 años

 

María de los Ángeles Ramos

Cuando se trata de aliviar un dolor y buscar poner punto final a enfermedades que impiden el desarrollo normal en la vida cotidiana de cualquier persona, la edad no tiene ningún tipo de impedimento para que el paciente se someta a intervenciones quirúrgicas. Este es el caso de las molestias físicas ocasionadas por degeneración del disco, estrechez en el canal de los nervios y la hernia discal, principales enemigos del buen funcionamiento de la columna vertebral.

José Linares, de 70 años de edad, estaba amarrado a una silla de ruedas por problemas en su columna, ya que tenía muy estrecho el canal que contiene los nervios principales de ésta, lo cual le producía un inmenso dolor en las piernas impidiéndole caminar. Cansado de esta situación y de ser víctima constante del intenso dolor, decidió hacerse el implante de vértebra artificial.

La intervención estuvo a cargo del especialista y jefe del Centro de Patología de Columna Vertebral del Hospital Coromoto, Antonio Cartolano, quien explicó que "este paciente tiene un marcapaso y presenta insuficiencia renal, por lo tanto esta era la técnica que más le convenía, porque se hace en tiempo mucho menor que las técnicas convencionales de tornillos y barras. Lo que le hicimos fue abrir más el espacio del canal de los nervios para que no estuvieran tan apretados y le colocamos el sistema de normalización mecánica entre su cuarta y quinta vértebra".

Ventajas adicionales

Antes de comenzar a implantar el sistema de normalización mecánica (vértebra artificial) se recurría a técnicas estáticas que sólo le permitían a los médicos aliviar el dolor presentado por problemas en la columna. "Estos métodos quitaban el dolor pero la columna perdía movilidad", afirmó Cartolano, quien fue uno de los pioneros en emplear la ligamentoplastia, nombre científico de este tipo de implantes porque se cumplía con "el principio de mantener el movimiento en la columna, adicional a desaparecer el dolor".

En las condiciones de Linares lo beneficia mucho la duración de la cirugía: entre 30 y 45 minutos. "Con este implante vamos a mejorarle su calidad de vida", agregó Cartolano.